Recooperem, un proyecto de éxito de aprovechamiento alimentario al Vallès Occidental (Barcelona)

Recooperem es una iniciativa de prevención del desperdicio alimentario y de reducción de residuos, con el objetivo de dar una oportunidad a los alimentos, especialmente a todos aquellos alimentos cocinados que son saludables y que son de calidad. Asimismo, es una iniciativa de acción social y de cohesión social puesto que busca redistribuir y reintroducir nuevos alimentos para consumirse entre la ciudadanía, especialmente entre aquellas personas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad social y económica. También tiene un impacto positivo de reducción de residuos evitando la generación de residuos de materia orgánica sin uso alguno si no se recuperan.

Este proyecto nació en 2014 a raíz del trabajo realizado por los equipos de atención social básica de los municipios de la comarca. Se constató un importante incremento de situaciones de pobreza energética y alimentaria, con la necesidad de realizar derivaciones a los bancos de alimentos locales. La mayoría de bancos de alimentos disponen de alimentos secos, pero no pueden ofrecer comida ya cocinada, saludable y de calidad. El informe de desigualdades del Observatorio Comarcal alertaba en 2017 de que el 22,5% de la población catalana se encontraba en situación de pobreza o exclusión social.

En ese momento, no existía ningún canal de aprovechamiento organizado en la comarca del Vallès Occidental de esta índole y se emprendió el Recooperem, liderado por el Consejo Comarcal del Vallès Occidental. Desde sus inicios en 2015 hasta el día de hoy, se realiza en 12 municipios de la comarca del Vallès Occidental y cuenta con la implicación de más de 46 escuelas, 16 empresas de restauración u hostelería y 12 entidades sociales. El proyecto se desarrolla a nivel local creando circuitos de aprovechamiento y redistribución gracias a la participación de muchos agentes y de la ciudadanía. En todos estos años se han recuperado y redistribuido más de 44.000 comidas cocinadas, llegando aproximadamente 3.000 familias y evitando generar más de 20.000 kilos de residuos.

El Consell Comarcal es el agente que lidera el proyecto y coordina su implementación y funcionamiento en los distintos municipios. Se encarga de hacer el contacto con todos aquellos municipios o agentes participantes, facilitar formaciones de seguridad alimentaria con el apoyo de la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria de Cataluña, gestionar los datos, apoyar al municipio cuando hay incidencias, entre otros temas.

Los ayuntamientos también son agentes principales ya que se encargan de organizar los circuitos y realizar un seguimiento del proyecto desde cerca. Desde el Consell, agradecemos el trabajo y la implicación de todas las empresas de restauración que operan en los diferentes centros de producción y municipios, así como todas las personas que se encargan de la recogida, el transporte de estos alimentos y la distribución entre las familias. La implicación de todos es clave.

Ahora, el proyecto se encuentra en un momento de crecimiento y expansión, así como innovación y modernización. La apuesta por proyectos locales que luchen contra el desperdicio alimentario uniendo actores de diferentes sectores y que luchen contra el cambio climático se alinea, claramente, con los ODS 2030 y las agendas europeas, nacionales y autonómicas.

Se prevé iniciar el proyecto en empresas privadas que tengan un servicio de comedor para todo el personal, para así implicar a un sector que también está interesado en proyectos de sostenibilidad y de compromiso con los municipios donde se encuentran estas empresas. Asimismo, se está trabajando en la misma línea con hospitales de la comarca. También se contempla la incorporación de nuevas entidades sociales como cooperativas, colectivos activistas, grupos jóvenes, etc.

Por otra parte, se está trabajando en el desarrollo de una aplicación informática que permita consolidar todos los datos del proyecto y digitalizar la información desde las cocinas hasta las entregas. Esto permitirá garantizar la trazabilidad de los alimentos. También se ha iniciado pruebas piloto para incorporar transporte sostenible, como bicicletas eléctricas de carga, que puedan servir para realizar las entregas y, por tanto, también llegar a otros colectivos que ahora mismo no participan en el proyecto.

El 2022 será el año de la expansión del Recooperem en el Vallès Occidental y esperamos que también se pueda replicar en otros territorios.

Extraído del blog de Ignasi Giménez Renom

Presidente del Consell Comarcal del Vallès Occidental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.